domingo, 19 de octubre de 2014

Para la historia de la historieta: la revista Intervalo a través del tiempo



La recordada revista Intervalo de Editorial Columba marcó verdaderamente una época. El concepto de “novela gráfica” está plenamente justificado al contemplar las adaptaciones de célebres novelas interpretadas por los excelentes ilustradores de aquellos tiempos. 
Un coleccionista amigo tuvo la bondad de prestarme algunos ejemplares de esta maravillosa publicación que quiero compartir con todos ustedes, amigos lectores de estas páginas de cultura e historieta. 
Yo llegué a Columba allá por el año 1965 y puedo decir que trabajé allí prácticamente durante la mitad de la existencia de la editorial (desde 1928 a 2000- 72 años ininterrumpidos de publicaciones). Pero fue una delicia re-descubrir a ilustradores de la talla de José María Taggino, Martha Barnes, Daniel Haupt, Fernand, Arturo Castillo (no “del”). Jorge Pérez del Castillo, Porreca, Eugenio Colonnese, Leopoldo Durañona, David Cooper, junto a escritores como Ina Dahl, María Alicia Domínguez, Horacio Feans, Alicia Foyatier, Roberto Valenti, Adolfo Pérez Zelaschi. 
Ver, por ejemplo, en fotonovela “El galleguito de la cara sucia”, interpretado por el actor Eduardo Rudy, junto a historietas extranjeras como “Carol Day” y “Mary Worth”. Y andando el tiempo (viajero que nunca se detiene), llegaron autores como José Luis Arévalo (y sus seudónimos: Fernando Díaz Valenti y Polo Lavalle) Luis Ferreyra, Lizeth de Azcurra, Leonardo Vilela, Cristóbal María Paz, Pedro Mazzino (y sus numerosos seudónimos: Pier Michele, Paul Monier, Pitt Marber, Osvaldo Arregui, Paula Marín), Lex Lewis  y Virginia Lang (seudónimos de quien suscribe estas líneas), Noel Mc Leod (seudónimo de Robin Wood), Ricardo Ferrari y Francina Siquier, junto a ilustradores como Frank Szylagyi, Ricardo Villagrán (también autor de numerosas portadas de Intervalo), Alberto Salinas, Ernesto García Seijas, Carlos Vogt, Ávila, Carlos Eyré, Ángel Fernández, José García López, José María Pereyra, Moraga, Lucho Olivera, Rubal (Antonio Presa), Domingo Mandrafina, Laura Gulino, Alberto Saichann, Marcos Adán (Gustavo Trigo), Idelba Lidia Dapueto, Lucía Vergani, Sara López.
En cuanto a las series, ahí estaban: Francisco Monterrey, Flavia Mazzini, Cuentos de Almejas,  Historias de hombres y mujeres, Helena, Mi novia y yo, Gente de Blanco, La tía Tila, Amanda, Teenagers, Tiffany Thames (de Pat Tourret y Jenny Butterwood), por recordar solo algunas. 
Y por supuesto, las numerosas historias románticas unitarias que conformaban el grueso de la publicación, y aún más larga sería la lista si tuviera que agregar a las adaptaciones de películas y novelas que se hicieron. Aquí van entonces algunas de esas imágenes que lograron las delicias de lectores y lectoras de un tiempo pasado que; al menos en lo relativo a los sentimientos, la fantasía y el romanticismo, fue en mi modesta opinión, sin duda mejor que el que hoy nos toca transitar.













2 comentarios:

Toqui dijo...

Sr Armando, comparto plenamente sus conceptos. Era única. No hubo igual antes ni después. Me acuerdo de chico, mi hermano y yo, lectores de "las otras cuatro" de Columba que compraba papá la "cargábamos" a mamá por "su" Intervalo, a nosotros nos gustaba "la acción", el romanticismo era "para nenas"... Y después nos la leíamos también, empezando siempre por la inolvidable "Mi novia y yo" de Wood.
Gracias por el recuerdo. Y gracias a usted por todo su kilométrico y notable trabajo.

Charles from the South dijo...

¡Inolvidable revista! Yo tuve la suerte de encontrar, allá por los 70s, en una librería de viejo, tres tomos encuadernados de los años 1955 a 1957, donde aparecía esa hermosa historieta de "El circo se va mañana" y una pléyade de adaptaciones de famosas novelas, junto a excelentes tiras de prensa, como "Mary Worth"... ¡Los atesoro! También, aunque no con igual intensidad, admiro la segunda época, de los años 70, siempre con calidad, altura y buen gusto..., ¡que tan bien nos vendrían hoy en día!
C. M. Federici
Montevideo, Uruguay

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!